CITA CON EL POLVO

miercoles de ceniza

VITAMINAS PARA EL CORAZON

MIERCOLES DE CENIZA

Inició la Cuaresma: un gran Retiro Espiritual en que la Iglesia se convierte en una “Gran Fábrica de Reciclaje”, puesto que nos hemos dañado a nosotros en nuestra propia rebeldía y el pecado ha deformado la imagen de Dios en nosotros.

CITA CON LA CENIZA

Siempre me ha asombrado el poder de convocatoria de la ceniza. En este día los fieles (hasta los más infieles) acuden masivamente a la Iglesia a colocar en sus frentes un signo poco estético, pero muy significativo: la ceniza.

Los hay quienes acuden por tradición (“siempre lo he hecho así”); otros por superstición (“tal vez me trae buena suerte o me quita la mala”); otros dándole el pleno y correcto sentido a este rito: reconocer humildemente que SIN DIOS, NO SOMOS MAS QUE POLVO Y CENIZA, una ceniza soberbia y vanidosa, pero a fin de cuentas, sólo eso: cenizas. Es aquello en lo que nos convertimos cuando le damos la espalda a Dios.

Pero es Dios mismo quien no se conforma con que seamos cenizas, y por eso nos ofrece el camino de la conversión y de la gracia, del perdón y de la restauración. Es la oportunidad de resurgir de las cenizas del pecado a la vida renovada de la gracia. No es necesario que en el momento de la homilía el cura saque de por ahí una calavera para recordarnos la urgencia de la conversión. Basta con que reflexionemos un poco para reconocer que nos hemos equivocado y que hemos perdido el camino de la vida, el camino de Dios.

La advertencia para todos es que la ceniza no actúa de forma mágica. Este gesto exterior tiene que coincidir con una disposición interior a cambiar de vida, a dejar el “hombre viejo” para revestirnos de la novedad que es Cristo Jesús: “Conviértete y cree en el Evangelio”.

Hoy es un día para decirle al Señor: “Es cierto, Señor, el orgullo y la soberbia me ha hecho olvidar que soy tierra. Pero hoy, esta tierra quiere volver a recibir de ti el aliento de la vida”.

EL PROGRAMA DE CONVERSIÓN

El Señor no sólo nos hace un llamado “general” a la conversión, sino que nos da los elementos concretos que nos ayudarán y que a la vez son signos de una sincera conversión: la limosna, la oración y el ayuno.

La limosna: No se trata simplemente sacar dinero de la cartera o de la billetera. Tendríamos que comenzar a sacar primero los rencores y la envidia del corazón. Evidentemente, la limosna como tal es un acto de caridad agradable a los ojos de Dios por el cual tomamos conciencia de que nuestro deber como cristianos es compartir un poco de lo que Dios nos ha dado.

Decía San Basilio que “al que se apodera del vestido de otra persona se le llama ladrón; pero el que no viste al pobre y puede hacerlo, ¿no merece el mismo nombre?”. Un poco fuerte, pero cierto. En el acto penitencial de la misa confesamos que hemos pecado de “palabra, obra y omisión”. Aunque lo decimos muy aprisa, es bueno recordar que la omisión, como pecado, consiste en el bien que pudimos hacer y no hicimos por egoísmo, indiferencia o comodidad.

La Oración: Debemos superar esa falsa idea de pensar que cuando oramos le estamos haciendo “un favor” a Dios. Los necesitados y beneficiados de la oración, somos nosotros. Orar deberíamos sentirlo tan necesario como comer o respirar. Porque uno vive como reza y reza como vive.

En cuaresma, queremos no sólo intensificar nuestro tiempo de oración, sino orar mejor, es decir, dejar que en la meditación o contemplación Dios nos hable y le escuchemos con mayor claridad. Es dejar de escucharnos a nosotros mismos para poder escuchar de verdad a Dios.

El ayuno: Parece irrisorio o anticuado hablar de ayuno en un tiempo de mucho consumismo. La publicidad nos ha condicionado tanto que, como el hijo mayor de la parábola del Hijo Pródigo, queremos comernos todos los “cabritos” del mundo, es decir, dejar que nos gobiernen nuestros deseos y apetencias.

Siempre es importante escuchar la exhortación que nos hacen nuestros orientadores espirituales en este tiempo: no hay que reducir farisaicamente el ayuno a una simple privación de carne roja; HAY QUE DEJAR DE COMERNOS AL HERMANO, AL VECINO, AL COMPAÑERO DE TRABAJO, A LOS PROPIOS FAMILIARES.

Y el ayuno tiene sentido siempre y cuando lo orientemos a la caridad: eso de lo cual yo me privo y con lo cual me ahorro un gasto, lo debo destinar a una obra de caridad, ya sea al final de la cuaresma, cada semana o cada día.

No hay que olvidar que estos pilares de la conversión deben ser hechos sin exhibicionismos, pues lo importante es la mirada de Dios, “y tu Padre que ve en lo secreto, te recompensará” (Mt. 6,18)

Que Dios les bendiga y que tengan una santa cuaresma.

José Jesús Mora

Anuncios

10 pensamientos en “CITA CON EL POLVO

  1. Querido Padre Mora: Muchísimas gracias por enviarnos estas reflexiones y por hacernos comprender mejor el período de la “cuaresma”. Es importante tener bien claro , de acuerdo a sus explicaciones, lo que realmente significa “Semana Santa, Cuaresma, el Miércoles de Ceniza, etc”.- Gracias por el tiempo que ud. dedica para hacernos entender mejor muchas cosas, tanto cristianas como espirituales. Dios lo siga llenando de bendiciones y le deseamos un “bendita Cuaresma”. Un fuerte abrazo con todo cariño,

  2. Gracias padre Mora, por sus reflexiones que nos ayudan a iniciar una cuaresma con mucha meditacion sabiendo que la conversion es a diario por la lucha que hacemos con uno mismo, y con nuestro al rededor incluso hasta con nuestra propia parroquia que por cierto ya la cambiaron a un domicilio casi privado que para entrar hay que reportase con el guardia, bueno que DIOS nos ayude ¡siempre lo recordamo!!!
    saludos

  3. que excelente reflexión, hacernos ver que iniciamos un proceso anual, un proceso de una vida, un proceso que siempre hay oportunidad de volver a comenzar, hasta que la muerte nos haga ceniza. En San Pedro Sula, sabe de alguna iglesia que vaya a celebrar la misa y vayan a poner la ceniza cerca del Centro.

  4. Muchas gracias amigo, por esta reflexión. Vivir la conversión en Cristo es siempre un proceso y como mencionó “De reciclaje” pues tomamos lo que somos y volvemos a empezar cada año, luchando por ser mejor ser humano y mejor cristiano.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s